En el país caen 8 millones de rayos anualmente. Medellín, la urbe con más descargas en el mundo.
Por: EL TIEMPO | 5:08 p.m. | 7 de octubre de 2014

En la Sierra Nevada de Santa Marta, desde la 1:00 de la tarde del domingo y las 4 de la mañana de este lunes, lapso en el que una descarga causó la muerte de 11 indígenas, cayeron 2.900 rayos, según la Red de Detección de Rayos y la firma Keraunos, especializada en estos registros.

 

Así lo explicó a EL TIEMPO Daniel Aranguren, creador de la Red y de esta empresa dedicada al estudio del tema en el país. 

Según Aranguren, cada año mueren en Colombia al menos 100 personas debido a descargas eléctricas. Dice este experto que cada 12 meses caen en el territorio un promedio de 8 millones de rayos, principalmente entre abril y mayo y entre los meses de octubre y noviembre, épocas que coinciden con las dos temporadas de más lluvias.

Esto ha ocurrido desde siempre y tiene una explicación: la alta radiación solar que recibe la nación al año, combinada con la cantidad de días lluviosos que se producen en el territorio por estar ubicado en una zona tropical son factores que impulsan la presencia de días tormentosos.

Para tener una idea de las dimensiones de la fuerte actividad eléctrica en la atmósfera colombiana, en el ‘corredor de rayos’ de Florida, una zona de Estados Unidos que tiene una de las más intensas ocurrencias de estos fenómenos en el continente, la densidad es de 16 rayos por kilómetro cuadrado al año. En Colombia hay sitios en donde se registran entre 60 y 80 rayos por kilómetro cuadrado al año.

Hay lugares en mayor riesgo que otros, como los municipios del norte de Cundinamarca, así como Boyacá y el sur de Santander. A esa parte de la geografía se suman la Serranía de San Lucas, Nechí, Puerto Berrío y El Bagre (Antioquia), y el cerro del Perijá, en Ocaña (Norte de Santander). Medellín es además la urbe que recibe la mayor cantidad de rayos en el planeta, entre 10 y 15 por kilómetro cuadrado. En Bogotá se registran de uno a cinco, mientras en Samaná (Caldas) y el Magdalena medio, 60 por kilómetro cuadrado.

Por eso, que un rayo afecte a una persona no se reduce a un infortunio. Generalmente los accidentes ocurren por descuido.

Hay que tomar medidas. Durante una tormenta no se debe permanecer en sitios abiertos, nunca sentarse en el suelo, evitar refugios elevados o situarse debajo de un árbol aislado. Tampoco se debe estar cerca de líneas de transmisión eléctrica, cables aéreos, vías de ferrocarril, tendederos de ropa, cercas ganaderas o torres metálicas de comunicaciones. Los sitios que ofrecen poca o ninguna protección contra los rayos son las tiendas de campaña (carpas) o refugios temporales en zonas despobladas.

"Pero aparte de que la ciudadanía tome precauciones, se requieren políticas de prevención, porque los accidentes por rayos se pueden predecir y prevenir, y principalmente en escenarios deportivos, parques y playas”, dice Aranguren.

Además, son muchos los rayos que caen sin afectar a humanos.
Pero hay miles que, aunque se perciben lejanos, dañan infraestructuras. 15.000 transformadores de distribución de energía son destruidos por rayos al año –más o menos 1.000 por departamento en el centro del país–. En la industria petrolera, causan al menos el 40 por ciento de las pérdidas de producción. Y por volar en esta parte del planeta, los aviones colombianos o que usan nuestro espacio aéreo, reciben tres veces más impactos de rayos que en otros lugares del mundo.

Algunas tragedias

  • Tras el incidente ocurrido a causa de un rayo que dejó 11 indígenas muertos este lunes en la Sierra Nevada de Santa Marta, este medio hizo un recuento de otras tragedias por cuenta de estas descargas eléctricas.
  • Tres soldados murieron en San Francisco (Antioquia), en medio de una tormenta eléctrica, el 4 de agosto del 2014.
  • Un teniente y 2 soldados murieron el 22 de marzo de 2013. Los uniformados cumplían labores de patrullaje en Los Uvos, en La Vega (Cauca).
  • Un muerto y 5 heridos dejó un rayo el 26 de septiembre del 2003 en Popayán. La víctima se alistaba para entrenar en una cancha de fútbol.
  • Un rayo mató al futbolista del Deportivo Cali Herman el ‘Carepa’ Gaviria y dejó a otros cuatro heridos; uno de ellos, Giovanni Córdoba, quien murió en una clínica. El hecho ocurrió el 24 de octubre del 2002, cuando entrenaban en Pance.

EL TIEMPO

 

 

Nuestros Clientes